Yo,Tomás…(El migrante)

 

 

  1. Yo, Tomás…

       Tenía yo dieciséis años cuando mi padre me dijo: «Te embarcaré  para  América. Allá estarás por un tiempo».

      Antes de eso, planeaba yo estudiar historia antigua y latinidad, pero estalló la guerra civil y todo se vino abajo. Por causas de esa guerra, se cerraron los colegios, cuya clausura motivó la suspensión de mis estudios.

       Después, a consecuencia de que las tropas carlistas tomaban a los jóvenes de leva, obligándolos a servir en sus filas, y por haber muerto muchos jóvenes compañeros míos en acciones de guerra, determinaron mis padres que me fuese para América. Allá residía mi tío Miguel de Orbe y , desde pequeño, escuchaba  yo a mi madre compartir noticias sobre  los viajes de su hermano: había estado en Londres, en Nueva York, en Nueva Orleans, en Brasil. Mi tío viajaba por los siete mares y yo soñaba que algún día yo también podría hacerlo. Quería quería conocer el mundo como mi tío y ahora mi padre me embarcaría para América. Tiempo atrás, cuando yo era un niño de  doce años, como premio a mi obediencia de buen hijo y buen estudiante,  mi padre hizo que lo acompañara a uno de sus viajes de negocios  por el sur de Francia; durante ese viaje, comí quesos con baguette, vi campos muy verdes y niñas muy lindas. Quedé fascinado por ese viaje y pensé entonces que eso de viajar era lo mío.

        Mi madre empezó a preparar una bolsa de cuero  para mi viaje y yo metí en ella el librillo que en el colegio me hacían leer y en cuya portada figuraba un barco griego muy antiguo. En eso estaba cuando, de pronto, el plan de que yo me fuese para América se convirtió  en una emergencia: las tropas carlistas habían entrado a Vizcaya. Mis padres se alarmaron. Me escondieron para trasladarme a Bilbao y de ahí embarcarme en el primer buque. La embarcación zarpó la madrugada del 11 de junio de 1834. En esos días no podía imaginarme la  de cosas que me esperaban.

 

Deja un comentario